Archivos por mes: febrero 2018

¿CÓMO ELABORAR LAS NORMAS DE CLASE O CASA?

  1. De cumplimiento u obligación, no de prohibición.

Es vital que elaboremos las normas en positivo. Cuando enumeramos un listado de prohibiciones. “No se grita”, “no se pega”, “no se corre por el pasillo”, “no se dejan los juguetes en el suelo”, “no se juega con la comida”… el cerebro del niño fija su atención en el verbo que da contenido a la frase. Es como si en realidad escuchara “grita”, “pega”, “corre”… Ya que la negación obliga a un ejercicio cognitivo más complejo de lo que parece a priori. Con los adultos también ocurre algo parecido. Si te digo que no pienses en un pez rosa, automáticamente aparecerá un pez rosa en tu cabeza. Por tanto, elaborar las normas en positivo es clave para ayudar a fijar conductas deseables en ellos y ellas. De tal modo que deberíamos cambiar el listado de prohibiciones anterior por algo como “Se habla tranquilo”, “nos tratamos con respeto”, “caminamos por el pasillo”, “cuidamos y ordenamos los juguetes”…

Niña que no cumple las normas.

Click en la imagen para conocer algunos libros y juguetes para trabajar el AUTOCONTROL

  1. Cortas y concretas

Es muy importante que no sean demasiadas y que las vayamos aumentando de forma progresiva. No se aconseja más de una norma por año de vida. De tal modo, un niño o niña de cinco años no debería tener más de cinco normas claras, cortas y concretas. Se aconseja que sea el propio niño o niña quien ayude a formularla y que demos tiempo a cada una de ellas para reflexionar qué hay detrás de cada una. Por ejemplo “nos tratamos con respeto” o “nos tratamos con cariño” o “nos queremos y nos cuidamos”… Y que con frecuencia semanal (nunca inmediatamente después o vinculado a un conflicto reciente) provoquemos una reflexión sobre el contenido y la conducta o conductas esperadas que hay detrás de “nos tratamos con cariño”.

Normas de convivencia

  1. Elaboradas y generadas en familia o en el grupo

Distinguiendo entre normas de convivencia y responsabilidades. Es decir, como parte de un grupo debemos llegar a acuerdos para establecer unas reglas faciliten la mejor convivencia. Así como distribuir responsabilidades que debemos asumir cada uno de nosotros. Este momento de elaboración es crucial y quizá el más difícil de hacer. Porque antes del momento de construir las normas del grupo, debemos construir el grupo mismo, es decir, el tejido social, la cohesión y los lazos de afecto en el grupo. O quizá, debamos previamente corregir los roles tóxicos o malos hábitos en el grupo. En el caso de un aula o una familia no cambia mucho. En ambos casos adultos y niños asumimos distintos roles, y por tanto tenemos distintas responsabilidades y obligaciones. Pero debe haber normas como “nos tratamos con respeto” que ni adultos ni niños pueden trasgredir. En ese ejercicio de elaboración fijamos nuestras responsabilidades y construimos normas, procurando que sean accesibles y proporcionadas. Para el afecto, la cohesión u otras capacidades de la Inteligencia Emocional puedes consultar nuestros libros y juguetes de esta categoría.

Las normas y los límites son necesarios

  1. Con consecuencias pero sin sanciones o castigos

En nuestro artículo “¿Consecuencias o castigos?” profundizamos sobre este tema. Por lo general, y salvo excepciones, lo aconsejable es que las acciones tengan consecuencias proporcionadas y directamente relacionadas. Por ejemplo, si no recoges y ordenas tus juguetes, interpreto que no te importan y los retiraré o guardaré (Los puedo guardar para mí o dejarlos un día o unos días en el trastero). Si te levantas más tarde no tendremos tiempo de… (tomar tu desayuno favorito y desayunaremos algo más rápido , no podrás ver un poco los “dibus”, o de elegir tu propia ropa…). Se trata de una consecuencia porque no es arbitraria, sino inevitable. Porque puedes elegir levantarte antes para disfrutar de un desayuno tranquilo o elegir dormir unos minutos más o tomar algo más rápido y no ver los dibujos. Lo más importante es que esa consecuencia sea lógica y conocida por todos previamente.

Responsabilidades y límites

Cada uno tenemos nuestra responsabilidad

  1. Aprobadas por todos y todas en consenso y en un acto ceremonial.

Cuando el grupo está cohesionado, nos sentimos iguales aunque con distintos roles y responsabilidades. Es decir, los adultos tienen distintos derechos y obligaciones (hacer la comida, llevar al cole a los niños/as, trabajar… pero también tienen privilegios o derechos como que se puedan acostar más tarde o comer y beber cosas distintas). Aunque, por otro lado, todos nos sometemos a las mismas normas de convivencia básica como “nos respetamos”. Lo que supone que los gritos (considerado como una falta de respeto hacia el otro) tampoco debe, bajo ningún concepto, transgredirse ni por niños, ni por adultos. Esto es muy importante que lo tengamos en cuenta. Porque los niños no aprenden lo que decimos, sino lo que hacemos y porque, si no tenemos unas normas de convivencia básicas, que afectan a todos, estamos sometidos a la tiranía de la autoridad.

Si en algún momento pensamos que la norma o la consecuencia es exagerada, incorrecta o abusiva, convocamos una reunión general discutimos y cambiamos la norma. Pero bajo ningún concepto nos la saltamos. Nuestros hijos e hijas deben aprender que no hay nada ni nadie, o no debe haberlo, por encima de la norma. De modo que si no nos gustan las normas negociamos para cambiarlas, pero nunca las trasgredimos. Esto es educarle en que la ostentación del poder está en el grupo que es quien elabora la norma. Lo contrario es educarle en que el poder está en la autoridad que ejecuta la norma.

BENEFICIOS DEL YOGA PARA NIÑOS Y NIÑAS

Los beneficios del yoga para niños es algo que ya pocos discuten. El yoga es una práctica que cada vez más se está generalizando por la cantidad de beneficios que supone en el desarrollo global de niños y niñas. Cada vez más centros educativos lo incluyen dentro de las actividades complementarias o como parte del currículo del área de Educación Física.

El yoga es una práctica que produce un alto estado de bienestar físico y social. Afecta a mejorar la atención sostenida, el autocontrol, la concentración, la gestión emocional, el control del estado de alerta positivo, la sensación de relajación. También te enseña a respirar correctamente y adquirir un autoconcepto mucho más amplio y profundo.

EL YOGA Y LA GESTIÓN EMOCIONAL

Del mismo modo, mejora las condiciones físicas como la fuerza o la flexibilidad, y condiciones de salud como la calidad del sueño y la disminución del estrés.

Por otra parte, el mayor conocimiento y conciencia del cuerpo permite el desarrollo de un autoconcepto más amplio y profundo. Esto facilita la gestión emocional y un correcto desarrollo del autoestima.

yoga-ninos

EL YOGA, LA RESPIRACIÓN Y EL CUERPO

La respiración tiene una relación directa con la atención, el lenguaje y el control del comportamiento. El control y consciencia de la respiración produce mejoras evidentes en el desarrollo del lenguaje. Pero fundamentalmente en el desarrollo de la atención sostenida y el autocontrol.

Por otra parte, expertos en creatividad como Marga Íñiguez aseguran que existe una relación directa entre los procesos creadores y la distensión corporal. Esto hace que el yoga sea una fabulosa actividad para despertar el potencial creativo.

yoguitos

Haz click para ver el juego de yoga para niños

JUGANDO CON EL YOGA PARA NIÑOS

Te proponemos este juego de cartas de Yoga para niños y niñas. Con ellas aprenderán a dar y recibir energía, alegría, amor y paciencia, mientras se divierten jugando. El juego consigue llamar la atención de los niños y niñas y los anima a jugar, potenciando su creatividad y capacidad de superar retos. A través de ejercicios posturas corporales y meditaciones irá adquiriendo un mayor control de su cuerpo.

Un proyecto enfocado a resaltar la naturaleza, la espontaneidad y la autenticidad del niño y la niña a través de un juego tan sano como es el yoga.
Es un juego de tarjetas para niños y niñas, se puede jugar en solitario o en grupo. Contribuye a disfrutar de los beneficios mentales y físicos de Yoga. Contiene 30 tarjetas, juegos y beneficios específicos de cada postura.

yoguitos

Haz click para ver o comprar las cartas de yoga

AMOR Y AMISTAD EN SAN VALENTÍN

Se acera san Valentín, y aunque esta festividad tiene un dudoso origen, puede ser una fantástica oportunidad para hablar sobre el amor y la amistad en familia. Los lazos de amor y amistad facilitan la construcción de las figuras de apego. Hacen que vivamos la emoción de seguridad, tan importante para construir el sentido de pertenencia y la vinculación emocional. Para aprender a confiar en uno mismo y en el otro, algo básico para construir el tejido social en los grupo y mejorar el autoestima en el individuo. Por eso en esta entrada te sugerimos cinco cosas que puedes hacer para celebrar ese día, y aprovechar la ocasión para mejorar la competencia emocional de los más pequeños de la casa.

 

1. Dile cuánto le quieres

Un cuento para decir te quiero

Haz click en la imagen para comprar el cuento

¿Cuántas veces os decís “te quiero” de forma consciente y no como una frase hecha? Quizá sea una oportunidad para que reflexiones y hables con tu hijo o hija sobre el sentido que le damos cada uno de nosotros a ese “te quiero”. Para que comprenda que que no le queremos por lo que hace bien sino por como nos hace sentir. Hablar de cómo sentimos ese amor, dónde lo sentimos o cuándo lo sentimos con más intensidad. Puedes contarle este cuento… os encantará a los dos.

 

2. Habla sobre el amor y otras emociones

Robot para la inteligencia emocional

Haz click en la imagen para adquirir el Robot de las emociones

Los expertos aseguran que el amor puede considerase un sentimiento compuesto por varias emociones primarias como la seguridad y la admiración. Aunque también puede estar relacionado con la alegría cuando vemos a la persona que amamos, o con la tristeza cuando la perdemos. En cualquier caso construir el contenido de estos conceptos tan complejos es un proceso lento y fruto de la socialización y la experiencia. El día de los enamorados es una oportunidad fantástica para hablar de esas emociones. Te sugerimos el robot de las emociones. Juega con el robot y pregúntale ¿Qué siente? ¿Por qué lo siente? ¿Sientes tú algo parecido alguna vez? ¿Qué haces cuando sientes eso?

 

3. Haz una manualidad.

Máscara manualidades

Haz click en la imagen para acceder al la máscara de superhéroe

Te sugerimos que hagas con él o ella su propia máscara o disfraz. Hacer un trabajo o manualidad compartida es la mejor manera de estrechar lazos. Además, el hecho de hacer una máscara de superhéroe es ideal para ayudarle a que construya su autoconcepto. Hablar de sus fortalezas y debilidades. De sus miedos y deseos.

4. Amplía su club de amigos.

Haz click en la imagen para ver a Filipo el oso

Aunque pocas cosas hay más típicas que un peluche en el Día de los Enamorados, lo cierto es que tenemos el amigo perfecto para ampliar sus figuras de apego en cuando juegue con sus muñecos.

 

5. Una peli o corto para hablar.

Disfruta de alguna peli o cortometraje en familia y mantén luego una pequeña tertulia sobre lo que ha ocurrido. Aquí te dejamos colecciones gratuitas que podrás ver online la colección de cortos para niños y niñas de 3 a 6 años, de 6 a 12 años y para más de 12.